Inicio Uncategorized La deuda es nuestra, las vacas son extrañas

La deuda es nuestra, las vacas son extrañas

Por Inés Hayes | A principios de mil novecientos setenta y seis se congelaron los sueldos, se suprimieron los sistemas de control de costos y se acrecentó el género de cambio, lo que generó un veloz deterioro del treinta por ciento del sueldo real de las clases trabajadoras. Por su parte, se sancionó una nueva ley de entidades de finanzas que dejaba la libre movilidad de los capitales; y con el pretexto de supervisar la inflación, se abrió la economía y se bajaron aranceles.

La política económica de la dictadura fue dejar a un lado la actividad productiva y volcarse al crédito internacional, lo que se conoció como la “bicicleta financiera”, que consistía en conseguir dólares americanos a una baja tasa de interés en el mercado internacional, ponerlos en el mercado interno con un diferencial de tasas de interés –en relación a la tasa internacional-, para entonces reconvertir dichos créditos de nuevo a dólares estadounidenses y retirarlos del país.

Fue cara fines de la dictadura, el diecisiete de noviembre de mil novecientos ochenta y dos, cuando se realizó la estatización de la deuda de los grandes conjuntos empresarios privados: la deuda estatizada ascendía a USD ciento cuarenta y cinco mil millones. Conforme el Museo de la Deuda, de la Capacitad de Economía de la Universidad de la ciudad de Buenos Aires, la mayor parte de los préstamos contraídos por las compañías privadas que produjeron dicho monto, se trataban de puras registraciones contables entre las casas matrices y las sucursales establecidas en Argentina, o sea, auto-préstamos y maniobras fraudulentas.

Al concluir la dictadura, la deuda había aumentado un cuatrocientos cuarenta y nueve por ciento : pasó de ocho con dos mil millones en mil novecientos setenta y seis, a cuarenta y cinco mil millones en mil novecientos ochenta y dos.

Entre otras cosas, la dictadura tomó préstamos para obras faraónicas (como las del Mundial ́78), para adquirir armas o bien de manera directa a fin de que los bancos privados hiciesen sus negocios (la “bicicleta financiera). Endeudó a empresas por entonces estatales como YPF y en mil novecientos ochenta y dos, el entonces presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, “estatizó” la deuda privada de numerosas empresas privadas (locales y extranjeras).

Dictados del FMI

A partir de mil novecientos setenta y seis, el plan neoliberal de la Dictadura, se caracterizó por reducir los niveles de proteccionismo industrial, al paso que, de forma paralela, se enfrentó un proceso de apertura para la llegada de los capitales extranjeros. Es famosa la conocida tablita, instrumento donde se fijaba la alteración de la pauta cambiaria, esto es, cuál sería la relación entre el peso y el dólar para día a día en los próximos 8 meses. A lo largo de esos años, la inflación aumentó más que la depreciación programada y el peso se sostuvo sobrevalorado hasta el final de la dictadura.

A diferencia de otros países de la zona, que destinaron una parte del endeudamiento externo a ahondar sus procesos de industrialización, en la Argentina el crédito internacional se empleó primordialmente con fines especulativos.

Tapa del diario Clarín del veintisiete de marzo de mil novecientos setenta y seis.

Tras la renuncia de Martínez de Hoz (que había sido puesto en ese sitio por recomendación del banquero estaodunidense David Rockefeller), por llevar al colapso la economía argentina, el veintinueve de marzo de mil novecientos ochenta y uno aceptó Lorenzo Sigaut, que dispuso una nueva depreciación que provocó que el Peso perdiese un treinta y cinco por ciento de su valor en comparación con dólar, mientras que el PBI caía un seis por ciento interanual y los costos aumentaron un ciento cincuenta y cinco por ciento .

Un año después, el nuevo presidente del Banco Central de la República Argentina, Domingo Cavallo estatizó diecisiete.000 millones de dólares estadounidenses de deuda externa privada: la deuda de distintas empresas como Alpargatas SA, Grup Macri, Banco Francés del Río de La Plata, Banco de Galicia, Bunge y Born sociedad anónima Grafa SA Molinos de Río de La Plata, Loma Negra SA Ledesma, Pérez Companc SA Acindar S.A fue estatizada, liberando de esta forma a las compañías deudoras, lo que le sumó al Estado compromisos durante más de cinco mil millones de dólares estadounidenses.

Deuda ilegítima

Fue el letrado Alejandro Olmos, quien años después estudiaría la deuda fraudulenta de la Dictadura y llegaría a un juicio que acabó con un fallo ejemplar en dos mil, cuando se reconoció el carácter ilegal de todo el proceso de endeudamiento que empezó en mil novecientos setenta y seis.

Durante una causa federal caratulada bajo el nombre de Olmos Alejandro, que recayó sobre el juez Jorge Ballesteros, se determinó la existencia de cuando menos cuatrocientos sesenta y siete ilegales vinculados al endeudamiento externo en la temporada militar:

“La deuda externa ha resultado descortésmente aumentada desde el año mil novecientos setenta y seis a través de la instrumentación de una política económica vulgar y agraviante que puso de rodillas al país mediante los distintos métodos usados, que fueron explicados durante esta resolución, y que tendían, entre otras muchas cosas, a favorecer y mantener empresa y negocios privados –nacionales y extranjeros- en desmedro de sociedades y empresas del Estado, que por medio de una política dirigida, se fueron depauperando cada día, todo lo que, inclusive, se vio reflejado en los valores conseguidos al instante de iniciarse las privatizaciones de las mismas”, se leyó en el Fallo Judicial del Juez Ballesteros.

A partir de mil novecientos ochenta y tres, los diferentes gobiernos que le sucedieron a la dictadura reconocieron el total de esa deuda fraudulenta y procedieron a pagarla, lo que no impidió que el endeudamiento siguiera medrando exponencialmente.

Artículo siguiente24Nora, la presentación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Campana: se efectuará el Segundo Encuentro de la Mesa Local de Violencia de Género

La UNLu (Universidad Nacional de Luján) Centro Regional Campana (CRC) va a ser sede del Segundo Encuentro del año de la Mesa Local de Violencia de Género, siendo su día estipulado el jueves veinticinco. Se trata de un espacio de articulación para abordar la problemática en el que participan referentes de diferentes áreas. Es de resaltar que, […]

El conjunto Camaranda, dirigido por Horacio Gallinat, estrenará “La luna sobre el hombro izquierdo”

  Va a ser en el mes de mayo y en sala a confirmar donde la productora que dirige Horacio Gallinat, el Conjunto de cine CAMARANDA, estrenará este largo con la totalidad de artistas locales que trabajaron a lo largo de veinticuatro meses para PRODUCIRLA, FILMARLA Y EDITARLA. Ahora los zarateños vamos a deber respaldar la iniciativa puesto que se trata de una apuesta del […]

Julian Assange y la caja de Pandora

Por Mariano Vázquez | Como un trágico paralelismo con la mitología griega, contada en el poema épico la Ilíada, en la que la curiosidad de Pandora desató todas y cada una de las catástrofes y males de la humanidad guardados por Zeus en una ánfora enigmática, la resolución de Julian Assange y su portal de abrir la caja de […]

Lourdes Mansilla, actriz zarateña con señalada trayectoria, participará en “Argentina: tierra de amor y venganza”

Canal 13 emite “Argentina: Tierra de Amor y Venganza” con un rating que asuela las noches televisivas. Actores de gran renombre encabezan la tira como Benjamín Vicuña, Gonzalo Heredia y Eugenia “China” Suárez entre otros muchos. “La China” en un personaje espléndido encarna a una joven POLACA que la traen engañada desde su tierra escapando de […]

“El argentino cuida el mango: el día de hoy es un lujo comerse una manzana”

Por Pablo Bassi | El lunes próximo Plaza de Mayo se va a ver llena de productores que obsequiarán manzanas y peras del Alto Val patagónico y naranjas y mandarinas de Entre Ríos, el martes van a ir al Congreso y el miércoles se movilizarán al ministerio de la Producción y Trabajo para visibilizar el giro en ciento ochenta grados […]