Inicio Uncategorized De honestos y canallas

De honestos y canallas

Anoche cometí la imprudencia de encender la radio, y, en el mísero lapso de una hora, escuché a funcionarios del gobierno y dirigentes políticos empleando de manera bastarda el término honestidad. Al parecer, todos ellos son honestos. Y sus adversarios, desde luego, una manada de tipos impúdicos y engañosos.

Hurguemos, indaguemos e interpretemos. Según los tradicionales diccionarios de sinónimos, la palabra honestidad tiene un sinfín de acepciones: recato, castidad, pureza, decencia y honor; decoro, pudor, modestia, pudicicia, moderación y vergüenza; virtud, honra, urbanidad y cortesía; educación, delicadeza y miramiento.

Así las cosas, el hombre que se autodetermina representante y dueño de tan extensa e inapreciable nómina de cualidades, no puede menos que ser un falso dios, o, por qué no, un astuto deshonesto que con vehemencia desea alcanzar el éxito. Quien ofrece todo esto, debería cobrar por sus servicios. Y de buen grado muchos le pagarían.

Hay, desde luego, seres, objetos y geografías de cuya honestidad persona alguna abriga dudas. La luna, un racimo de uvas, una hoja en blanco.

Ocurre que la honestidad es una categoría vaga y expuesta al avatar que solamente adquiere vuelo e identidad con el correr del tiempo, y nunca jamás a partir de su mera enunciación. Decir sin más ni más que uno es honesto, por lo tanto, comporta una osadía, suena a insolencia y falta de decoro. El hombre que desde el llano se declara solemnemente honesto, incurre en un atrevimiento, porque su honestidad no puede ni debe ser declarada, sí, en cambio, advertida, admirada y celebrada, pero no por él sino por el otro, por el vecino. No infrecuentemente el honesto va a la tumba lleno de remordimientos: su pudor, su decencia y su miramiento, lo llevan a sospechar que alguna canallada ha cometido. Por lo demás, esta imperiosa necesidad de hacerle saber a la sociedad que se es decente, puro y honrado, mueve a pensar no ya que quien lo afirma está lejos de serlo, sino, también, que la falta de confianza en sí mismo es tan grave y profunda que hasta los espejos se opacan a su paso.

La cuestión es muy sencilla. El que quiere honra, dice García Lorca, que se porte bien.

Existen numerosas maneras de corroborar la veracidad de estas espléndidas cualidades. Una de ellas, por ejemplo, consiste en detenerse frente al televisor e inspeccionar minuciosamente al funcionario o dirigente que funda en la honestidad su palabrerío. Su mirada, quizá lobuna, tal vez descentrada, podrá delatar el engaño; también sus gestos, acaso el timbre de la voz o el tamaño y formato del nudo de la corbata. Otro modo, habitualmente utilizado en estas playas, es bucear en el pasado del pobre hombre. De esa manera, podrá uno descubrir o recordar que éste vive de rentas y aquél ha estafado diez veces al Estado; que el otro está vinculado al lavado de narcodólares y el de más allá ha sido funcionario de alguna dictadura y como tal un tipo despreciable.

Encontraríamos, tal vez, improductividad, corrupción, ineptitud, y, ante todo, falta de escrúpulos y de decencia. Pocos quedarían en pie. Sólo la luna, el racimo de uvas y la hoja en blanco.

Al fin y al cabo, ser honesto no es tarea enojosa y menos aún enredada. Es hombre honrado, dice Stendhal, el que es todo lo que hay que ser para no morir colgado. Y ya nadie pide tanto. Apenas un léxico verosímil y probable, y, desde luego, una conducta consecuente. Si todo el mundo fuera puro, decente y recatado, la vida sería en extremo aburrida, y hasta el más honesto de los honestos algún día tendría que morir ahorcado. Para avivar el ánimo y desentumecer el juicio, digo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Las culpas son ajenas

Las culpas son ajenas

Por Agencia Andar | Alexis Eva llevaba ya casi dos horas declarando, cuando el presidente del Tribunal Oral Criminal 1 de Pergamino, Guillermo Burrone, lo interrumpió, le recordó que no tenía la obligación de decir la verdad porque declaraba como imputado y le pidió: “Yo no tengo ningún problema en estar tres horas escuchándolo, pero […]

El asrtículo Las culpas son ajenas es un contenido original de canalabierto.com.ar

Día del Técnico: Participaron del evento estudiantes de Zárate y la región para explorar las posibilidades que les ofrece su formación

La empresa Tenaris, con el apoyo del C.I.C.A.C.Z., celebró la fecha con una jornada de charlas motivacionales y consejos para afrontar por primera vez el mundo laboral. Participaron alumnos de ocho escuelas técnicas de Campana, Zárate, Escobar, Lima y Exaltación de la Cruz. El cierre del encuentro estuvo a cargo de Mateo Salvatto, campeón internacional […]

La Argentina remonta su partido ante Egipto y suma su quinta victoria en la Copa

Con el triunfo por 3 a 1 ante Egitpo (con parciales de 25-27, 25-17, 25-22 y 25-17), el seleccionado argentino de voley escaló al quinto lugar de la clasificación general del Mundial que se disputa en Japón. El seleccionado argentino masculino de voley venció a Egipto por 3-1 luego de comenzar en desventaja y sumó […]

Municipio: mucho trabajo para solucionar los problemas ocasionados por el temporal

El Municipio de Zárate informó que todos sus recursos están abocados en solucionar los problemas que ocasionó el temporal. El Comité de Crisis está trabajando desde que se desató el temporal, se relevaron los principales inconvenientes y el área de Servicios Públicos está trabajando con las maquinarias para dar una rápida solución a los vecinos perjudicados. A su vez, […]

La Voz Humana se presenta en Zárate de la mano de los “Amigos de la Música”

Este domingo 13 de Octubre a las 19,30 hs. Amigos de la Música presentará en su sala climatizada de Moreno 132 un nuevo espectáculo lírico, esta vez con la soprano Elisa Calvo, la pianista Silvana D’Onofrio y la Régie de Antonio Leiva. Elisa Calvo: Soprano nacida en la Ciudad de Buenos Aires. Fueron algunos de […]